Procrastinando, sí… pero con una Raspberry Pi

Sí, lo admito. Llevo demasiado tiempo procrastinando con mi Raspberry Pi. Pero por fin me he tomado la molestia de montarla y empezar a hacer cosas con ella (realmente la semana pasada, de ahí mi ausencia). Y sólo puedo decir que la experiencia es… genial. No por nada en concreto, simplemente por poder empezar a probar cosas. Empezar cosas siempre es bien.

Hasta el momento he probado a montar un ownCloud (objetivo conseguido gracias a mis amigos de QueVieneIPV6 😉 ), también intenté montar un GitLab (que de momento se me resiste) y ahora estoy buscando cómo montar un tablero Kanban similar a Trello llamado Wekan. En el futuro también quiero montar un ShareLaTex ya que cada vez uso más LaTex y me parece una opción muy interesante.

¡Continuamos! 😀

Hello world!

¡Hola! Y bienvenido a mi nuevo proyecto donde me gustaría escribir sobre un montón de cosas que me encantan. Si bien no es la primera vez que inicio un proyecto, de la experiencia he aprendido algo bastante importante: ¡esto cuesta un huevo!

Sí, al principio todo es idílico. Muy de peli americana, de esas que empiezas a escribir y molas mucho. Pero esa sensación se pasa pronto. El compromiso de mantenerlo, sacar tiempo a la semana y hacer algo medio decente implica algo más que teclear mucho y muy bonito.

¡Pero no pasa nada! Como de todo se aprende, mi primera exigencia para este nuevo proyecto es que no hay exigencias. No habrá un post diario, ni siquiera uno semanal. Publicaré cuando pueda o quiera, ya que la única utilidad que pretendo con ese nuevo espacio es disfrutar. Así que… vamos a ello, ¿no? 😉