El destino tambien juega

A Big Hand For the Little Lady (1966) dirigida por Fielder Cook es una comedia – western que cuenta la historia de una partida de póker bastante peculiar.

Los 5 hombres más poderosos de Laredo juegan una vez al año una brutal partida de póker. Un matrimonio con un hijo, que estaban de paso, acaban jugando y el desenlace es de lo más cómico. Ella desaprueba que él juegue pero aprovechando que ella no está, empieza a jugar. Cuando está a punto de perder todo el dinero que tenían, le da un amago de infarto y debe retirarse, pero le insta a su esposa a seguir jugando. Al no poder seguir apostando, por no tener más dinero, ella va al banco y acaba consiguiendo que el banquero le preste dinero y ganando la partida.

Todo resulta ser al final un artificio creado para recuperar un dinero que le habían estafado al banquero en la venta de unos terrenos pero cómo se va desarrollando, con la complicidad del médico, establece una trama fácil de seguir y bastante divertida.

Me llaman la atención algunos planos que parecen sacados de otra época, especialmente cuando en la mesa de póker hablan directamente a la cámara. O el niño contando el dinero y detectando billetes falsos. Son 96 minutos de película que se hacen muy amenos dado que realmente es un filme entretenido.