13 reasons why

No sabría bien por dónde empezar, pero esta serie daría para hablar y mucho. Y siento que todo lo que pueda decir se quedaría corto. Me ha dejado completamente noqueado. Pero por otra parte lo entiendo. No somos conscientes de cómo afecta lo que decimos, hacemos y también… lo que no decimos a los demás. Tenemos una capacidad impresionante para no ser empáticos. Pensamos que ponerse en el lugar del otro es banalizar sus problemas hasta el punto de pensar, o lo que es peor: decir “pues no entiendo por qué te pones así“. Cada uno de nosotros somos un sistema único e increíblemente complejo. Cada uno afrontamos la realidad, nuestra realidad, de una forma completamente distinta donde influyen muchas cosas: nuestra idiosincrasia, formación, experiencia, factores genéticos, sociales…

Aunque si hay algo que particularmente me ha llamado la atención fue que en Estados Unidos tuvieran formación sobre educación emocional. No sé si debido a temática de la película o realmente es así, pero en cualquier caso también sería cuestionable hasta qué punto delegar la responsabilidad en la estricta formación teórica es lo correcto. Si bien es interesante e importante esta formación, no parece ser efectiva en Hannah Baker quien se siente ignorada. Otro tema crudo y doloroso y que toca de lleno en la serie (alert! posible spoiler (?)) es el tema de la violación. Sin duda la visibilidad que se da a este tema, sobretodo en la escena de la piscina, no creo que dejara indiferente a nadie. La actriz Katherine Langford, a mi parecer, hace una increíble interpretación que particularmente me destrozó emocionalmente. Fue una escena donde la empatía que todos pudimos sentir impactó a más de uno… A mí al menos me encogió el corazón.

Sin duda, os recomiendo encarecidamente que veáis esta primera temporada. Algunos la han catalogado de “de mal gusto” y es que, a veces, la pura realidad no encaja con nuestro más que perfecto mundo ideal…  #DiaMundialdelaLuchacontraelAcosoEscolar