13 reasons why 2

Es curioso que el último recomendado que escribí fue, precisamente, sobre la primera temporada de esta serie. Y no es porque no haya visto más películas y series que recomendaría sin lugar a dudas. Pero sí siento un poco la necesidad de escribir sobre esos sentimientos que me genera haberla visto.

En primer lugar la empecé un poco desorientado, tras terminar la tercera temporada de How to Get Away with Murder donde la dinámica de la serie fuerza continuamente a ir y venir de escenas del pasado a escenas del presente. Tardé un poco en ponerme en contexto, por lo que me daba la sensación de que no me terminaría de gustar. Pero conforme he ido retomando el hilo conductor he tenido subidas y bajadas. Y a partir de este punto, cuidado, alert spoiler!(?).

Sinceramente, me ha gustado ver que no existe esa idea de que todo acabará bien, de que siempre ganan los buenos y se castiga a los malos. De hecho, incluso, que directamente puede que no haya ni buenos ni malos y todo se entremezcle un poco entre gente que toma decisiones, se equivoca, siente y vive una realidad donde las interacciones sociales fuerzan a cambiar o adaptarse. Esta dinámica ya la veíamos también en la primera temporada, donde podíamos ir intuyendo que no todo acabaría bien. Donde, también, veíamos un tema central del que era difícil distraer el leitmotive de la serie: el acoso y, sobretodo, el abuso. Pero en esta segunda temporada se abren otros temas, centrados también en el acoso y el abuso, pero además, se enfatizan en otros problemas: drogas, alcohol, sexo, armas… que proporcionan otras historias, nuevas perspectivas y reafirman aquello que se suele decir de “todas las historias tienen dos versiones”. Es igual o más reivindicativa con el feminismo, pero sin dejar de lado los otros temas (hay una declaración en un juicio que, realmente, es un credo).

Sin duda una gran oportunidad para abrir debates y sobretodo para hablar. Yo estoy deseando que mi entorno la termine para hablar. La serie continuamente remite a la web 13reasonswhy.info con el objetivo de brindar un punto de apoyo o un momento de sensibilidad, comprensión, empatía para hablar. Porque, al fin y al cabo, hablar nos ayuda a visibilizar y visibilizar nos permite destapar temas tabú. Esto, en mi opinión, es necesario por dos razones:

  1.  Muchas cosas pasan más veces de lo que parece, pero no se dicen.
  2. Contar cosas también ayuda a empatizar.

Esto último puede parecer una simpleza pero hay una escena que explica muy bien esto: cuando Clay y Alex insisten continuamente a Jess para que denuncie su violación. Realmente ellos no son capaces de ponerse en su situación y entender cuál es el problema. Y esta escena, sin lugar a dudas, me parece de las más reveladoras de esta temporada.

 

13 reasons why

No sabría bien por dónde empezar, pero esta serie daría para hablar y mucho. Y siento que todo lo que pueda decir se quedaría corto. Me ha dejado completamente noqueado. Pero por otra parte lo entiendo. No somos conscientes de cómo afecta lo que decimos, hacemos y también… lo que no decimos a los demás. Tenemos una capacidad impresionante para no ser empáticos. Pensamos que ponerse en el lugar del otro es banalizar sus problemas hasta el punto de pensar, o lo que es peor: decir “pues no entiendo por qué te pones así“. Cada uno de nosotros somos un sistema único e increíblemente complejo. Cada uno afrontamos la realidad, nuestra realidad, de una forma completamente distinta donde influyen muchas cosas: nuestra idiosincrasia, formación, experiencia, factores genéticos, sociales…

Aunque si hay algo que particularmente me ha llamado la atención fue que en Estados Unidos tuvieran formación sobre educación emocional. No sé si debido a temática de la película o realmente es así, pero en cualquier caso también sería cuestionable hasta qué punto delegar la responsabilidad en la estricta formación teórica es lo correcto. Si bien es interesante e importante esta formación, no parece ser efectiva en Hannah Baker quien se siente ignorada. Otro tema crudo y doloroso y que toca de lleno en la serie (alert! posible spoiler (?)) es el tema de la violación. Sin duda la visibilidad que se da a este tema, sobretodo en la escena de la piscina, no creo que dejara indiferente a nadie. La actriz Katherine Langford, a mi parecer, hace una increíble interpretación que particularmente me destrozó emocionalmente. Fue una escena donde la empatía que todos pudimos sentir impactó a más de uno… A mí al menos me encogió el corazón.

Sin duda, os recomiendo encarecidamente que veáis esta primera temporada. Algunos la han catalogado de “de mal gusto” y es que, a veces, la pura realidad no encaja con nuestro más que perfecto mundo ideal…  #DiaMundialdelaLuchacontraelAcosoEscolar

The Martian

The Martian supone un casi reto psicológico al intentar poner al espectador en la piel de un Matt Daemon muy atinado en el papel de astronauta abandonado en el planeta Marte.

Si bien la película puede parecer un poco lenta, es toda una suerte de paisajes, escenarios y una banda sonora que hace las delicias de quienes no consumen cine a granel. Tampoco corresponde a un perfil típico americano (salvando excepciones), casi la podríamos clasificar en documental futurista.

La trama está muy bien hilada, con aspectos técnicos (y mucho contenido de física) muy trabajados. Cómo el personaje va cambiando con el paso del tiempo (destaca mucho la pérdida de peso) aumenta la autenticidad de una película que merece la pena ser vista, al menos, un par de veces 🙂

No me chilles que no te veo

Hoy se confirma el fallecimiento del actor Gene Wilder más que reconocido por su papel como el primer y genuino Willy Wonka en Un mundo de fantasía así como en El jovencito Frankenstein. Fue un gran actor y cómico que hoy ya se reúne con su compañero Richard Pryor para hacer humor de altura.

Me gustaría recordarlo en una película no tan conocida: No me chilles que no te veo (1989). Una desternillante historia donde el humor congrega de nuevo a una de las parejas cómicas más famosas de la historia del cine: Wilder y Pryor.

seenoevil

Wally Karew (Richard Pryor) es un hombre ciego en busca trabajo que coincide con Dave Lyons (Gene Wilder), un tendero sordo. Ambos, reacios a verse condicionados por sus problemas, se ven envueltos en un asesinato en el que de buenas a primeras parecerían culpables. Juntos buscarán la forma de salir de ese embrollo. Con diversidad de gags, es un comedia brillante. Dejo enlace a YouTube y la promesa de que las risas están aseguradas.

Weeds

Tras terminar las 8 temporadas de Weeds, lo único que puedo decir es que Nancy Botwin podría ser perfectamente Don Vito Corleone en esa primera y excepcional película… De hecho, el fin de Weeds podría enlazar con el principio de la película, modificando algunas cosillas. Detalles menores. Pero empecemos por el principio. Nancy es una madre de familia que tras la repentina muerte de su marido, y para mantener su estilo de vida, empieza a vender marihuana a sus vecinos de un barrio residencial de clase alta. Tiene dos hijos, Shane y Silas, que darían mucho de lo que escribir. Los otros dos pilares de esta historia, a mi parecer, son Andrew Botwin (cuñado de Nancy) y Doug Wilson (contable, concejal de Agrestic y uno de sus clientes).

Conociendo un poco a la familia…

NancyBotwinNancy Botwin, estaba felizmente casada con Judah (ingeniero, judío) que fallece mientras hacía footing con su hijo, Shane. Nancy cumple algunos rasgos característicos de una clásica madre americana. Ama de casa, fue a la universidad, adicta a la bebida gaseosa de una conocida marca comercial y al café. Intenta sacar a su familia adelante yendo por el camino menos convencional. Es una mujer muy inteligente, pero con una curiosa tendencia a encaminar su vida al riesgo. Tiene mucha suerte (o mucha astucia). En muchas ocasiones parece que prevé cómo actuará la gente y otras muchas actúa con una notable carga de irracionalidad.  En todo caso, parece que disfruta al vivir en esa tensión que produce vivir “al límite“. Extremadamente controladora, necesita saber en todo momento que es dueña de la situación y siente la gran carga/responsabilidad de tener a su familia bien y cerca. También tiene la incomprensible necesidad de tener cerca a su cuñado, Andrew, por quien parece que siente aprecio y desprecio a partes iguales.

Shane Botwinshanebotwin representa la cordura y el raciocinio en la familia. Es muy inteligente, autodidacta. Es consciente de los riesgos de la familia y siempre busca una solución (o viajar a Pittsburgh). Sufre mucha tensión al conocer a lo que se dedica su madre, sumado a que no es muy aceptado socialmente. Siente gran devoción hacia Nancy, de la que espera que deje el lado oscuro y busque soluciones alternativas para continuar manteniendo a la familia. Su genialidad y su locura están al orden del día cuando la tensión o el momento lo requieren. Asume responsabilidades que no quiere que otros asuman, por el riesgo o las consecuencias. Cuando asimila al completo la situación familiar, pierde la cabeza (hasta en dos ocasiones). Me parece un personaje brillante, que siempre vela por la familia. Siente la responsabilidad de ser el cabeza de familia, quien debe tener los pies en el suelo.

AndyBotwinAndrew Botwinil consigliere, llega de Alaska para convertirse en la carga de la familia. Andy es una especie de bohemio que no ha hecho nada concreto en su vida. Tiene mucha facilidad con las mujeres y le gusta fumar (weed, obviously). Es una persona imcompleta que no sabe a dónde se encamina su futuro. Cuando llega a Agrestic a mi me parecía que no duraría mucho en la serie. Pero conforme pasan las temporadas, va madurando y se convierte en esa figura importante: il consigliere. Aunque realmente nadie le hace mucho caso, es bastante coherente y razonable (y un gran cocinero). Cuando se reencuentra con la familia de su hermano fallecido, empieza a florecer en él un sentimiento paternal así como una atracción incondicional a Nancy que será un gran lastre que le creará bastantes quebraderos de cabeza.

Silas Botwinsilasbotwin es el personaje del que todos nos enamoraríamos. Un guaperas, rebelde, que se encuentra en una edad difícil cuando descubre la profesión de su madre. Esto le lleva a querer entrar por el camino fácil, algo que si bien su madre no quiere, acabará haciendo (y en lo que trabajará de forma excelente). Silas busca encajar en la familia intentando ser útil. Obviamente, tanto él como Shane, tienen un deformado sentido de lo ético por el entorno en el que viven, si bien Silas parece que con el paso del tiempo lo acusa más. Acaba siendo una pieza clave en la familia donde, a pesar de los continuos enfrentamientos que tiene con su madre, harán un equipo perfecto.

WEEDS (Season 6)Doug Wilson, irreverente, políticamente incorrecto, mente preclara… Sin duda es mi personaje favorito. Es una especie de genio, siempre dice lo que piensa y aunque no siempre tiene ideas geniales, aporta un toque cómico o resolutivo a cada momento. Wilson es una especie de hilo conductor que se apega a la familia Botwin y representa el presente, pasado y futuro, como los tres fantasmas dickensianos de Cuento de Navidad.

Dos mensajes que nos deja esta serie:

– El camino fácil siempre complica el camino

– La familia, siempre, lo primero

Al lo largo de la serie se banaliza con situaciones críticas: tensión, algo de violencia, situaciones fuera de la ley… Todo ello envuelto en el verde mundo de una droga que se pretende equiparar a otras que sí se encuentran legalizadas, acabando con un idílico guiño al futuro.

 

Dexter

Hay series exageradamente buenas y, en mi humilde opinión, Dexter es insuperable. Al igual que me pasó con Breaking Bad, no hay forma de resumir el cúmulo de sensaciones que se presentan al terminar una serie así. Al principio hubo muchos capítulos que me parecieron repetitivos. Por así decirlo, un poco más de lo mismo. Me cansó y estuve unas semanas apartado de Dexter. Pero ya de vuelta, con una sensación de querer terminar eso que empezaste, he finalizado la serie. Y a pesar de tener una banda sonora bastante buena, yo me quedo con esta canción…

Y cabría preguntarse por qué. Por qué esta canción. Supongo que porque después de haber sufrido mucho, mucho con la serie, uno espera un poquito de estabilidad. Un final feliz, un… no sé. Un poco de paz, un poco de normalidad. Yo sinceramente me habría quedado en ese capítulo. Make your own kind of music. Todo parecía volver a su cauce, pero eso era imposible.

Ver acabar esa serie te mata un poquito por dentro. Llevas 8 temporadas empatizando con los personajes. Sufres cuando mueren algunos, pero entiendes que “la función debe continuar”. Y al terminar, justo en el último segundo, me acordé de todos los personajes que habían muerto. Y no entiendes nada. Quizás un final de comieron perdices era demasiado poco realista…

A pesar de todo, creo sinceramente que es una serie muy recomendable, con un final que me recordó demasiado a Breaking Bad con tintes de Lobezno. Un final que no gusta, que deja todo en desorden, no se atan cabos sueltos. Quizás esto sea parte del éxito de la historia.

Tengo una forma peculiar de ver las series que me gustan. Quizás no la sufrí con aquello de la eterna espera de un capítulo a la semana. Prefiero engancharme, verla de seguido y si realmente triunfa, siempre tengo la posibilidad de disfrutarla de otras mil maneras. Y en este caso creo que, dejando un margen prudencial de tiempo, volveré a Dexter desde el principio 😉

La soledad de los números primos

Ya estoy de vuelta al ajetreo diario de no parar. Me cansa mucho. En serio. Clases y mil cosas ocupan mi tiempo. Como si llevara una mochila imaginaria con todas las cosas que tengo que hacer. Unas van saliendo y otras entrando. ¡Y ésta no alivia su peso! Pero por mí ya no pasa el dedicar cierta parte mi tiempo a mi entretenimiento y  descanso particular. Especialmente al ocio más insaciable de todos: la lectura. Y así, de buenas, para empezar bien el curso me he leído esta semana un libro que no me ha dejado para nada indiferente…

(más…)