Reflexión: ¿feliz Navidad o felices fiestas?

Llega un momento del año curioso en el que, en esta cultura occidental, hacemos reflexiones profundas, preparamos copiosas comidas, nos bronceamos a la luz de esperpéticos árboles luminosos gigantes y luces que anuncian “Felices Fiestas” y recibimos nuestra particular dosis de cuñadismo. ¡Pero nadie parece cuestionarse qué c**** estamos celebrando!

Promovido por esa curiosidad, he lanzado una encuesta en Twitter:

Aunque también os delanto que mi particular visión de la situación está totalmente en línea con este párrafo del brillante periodista británico G.K. Chesterton:

Que se nos diga que nos alegremos el día de  Navidad es razonable e inteligente, pero solo si se entiende lo que el mismo nombre de la fiesta significa. Que se nos diga que nos alegremos el 25 de diciembre es como si alguien nos dijera que nos alegremos a las once y cuarto de un jueves por la mañana. Uno no puede alegrarse así, de repente, a no ser que crea que existe una razón seria para estar alegre. Un hombre podría organizar una fiesta si hubiera heredado una fortuna; incluso podría hacer bromas sobre la fortuna. Pero no haría nada de eso si la fortuna fuera una broma. No se puede montar una juerga para celebrar un milagro del que se sabe que es falso. Al desechar el aspecto divino de la Navidad y exigir solo el humano, se está pidiendo a los ciudadanos que iluminen la ciudad por una victoria que no ha tenido lugar.

G. K. Chesterton

G. K. Chesterton

15 de diciembre de 2017: el día que perdimos

Imagina encender la televisión y ver una pantalla en negro. Si eres más mayor, incluso, podrás imaginar la niebla que se veía cuando no habías conectado el VHS. Miras qué día es y recuerdas: mierda, este mes no he pagado la tele por cable…

Quizás te cueste imaginarlo ya que cada vez que enciendes la tele siempre hay algo en emisión. Da igual con qué operadora estés o incluso si no estás con ninguna. Hay un conjunto de canales que estarán ahí siempre disponibles, para ti.

Ahora practica otro ejercicio similar. Esta vez enciendes el ordenador. Abres tu navegador habitual (espero que Firefox, por supuesto). Tecleas F-A-C-E-B-O-O-K-.-C-O-M y de repente tu navegador te dice que nanai:

 

¿Y qué ha pasado? Pues que el 15 de diciembre de 2017 perdimos. El silencio o la indiferencia que se deja notar nos demuestran algo que parece bastante grave: no sabemos qué hemos perdido. Pero no pasa nada, para darnos cuenta de lo que tuvimos nada mejor que perderlo…

Realmente sí que pasa, la eliminación de la neutralidad de la red supone la pérdida de un derecho que perdemos a favor de tarifas, ofertas, intereses… en resumen: en favor de poderes políticos y económicos, en favor del dinero. Y es que, hasta antes del 15 de diciembre, éramos libres e iguales en la red para acceder a la información que quisiéramos dónde y cuándo quisiéramos. Sin limitaciones. El acceso a Internet, hasta ahora, había supuesto la democratización de la información. Cuando Tim Berners Lee empezó a trabajar en la idea de la World Wide Web su objetivo era hacer más accesible la información de la cantidad de trabajos científicos que se desarrollaban en el CERN. Y esta idea se extendió a todo, información de toda clase: artículos científicos y académicos, servicios de ocio, plataformas sociales… Todo era accesible, si bien algunas plataformas tienen un coste que dependía únicamente del precio de este servicio (como Netflix, por ejemplo). Pero lo que viene ahora rompe las reglas del juego: un Internet de varias velocidades dependiendo de la oferta de la compañía de telecomunicaciones con total libertad para bloquear o ralentizar servicios o limitar el acceso a contenidos. Desde ahora en adelante se acabó la libertad, la competitividad: una simple negociación de una gran web de ecommerce podrá anular las ventas de cualquier pequeña web de ecommerce por la sencilla razón de que ahora ellos (las compañías de telecomunicaciones) deciden qué pasa y qué no por su infraestructura hasta los hogares. También podría pasar que una compañía bloqueé un servicio concreto si ella está ofreciendo otro servicio similar que quiere (imponerte) que uses. Si bien a nivel europeo hay ciertos matices (la ley europea impide ralentizar o bloquear sitios concretos, sólo permite hacerlo por servicios especializados), de igual forma surgen muchas dudas sobre a favor de qué intereses se tomarán estas decisiones: ¿usuarios o compañías de telecomunicaciones?

Y si bien podría pensarse que, de forma lógica, los operadores mantendrán todo el contenido accesible y en funcionamiento tal y cómo lo conocemos ahora intentando hacer negocio sólo con ciertos servicios que son de mayor interés (por ejemplo plataformas de ocio y servicios más exclusivos o mayor velocidad)… tiempo al tiempo.

Agárrense a sus asientos porque lo que nos queda por ver no les dejará indiferentes.


Artículos de referencia, para ampliar más información:

  1. eldiario.es: Ganan las telecos: Europa vota contra la Neutralidad de la Red.
  2. genbeta.com: La muerte de la neutralidad de la red es un hecho en Estados Unidos. ¿Y ahora qué?
  3. elmundo.es: La neutralidad de la red según…
  4. elpais.com: ¿Qué es la neutralidad en la red?

Juego de cartas: La Princesa

Ayer aprendí un juego de cartas bastante entretenido para este periodo estival, os cuento cómo va. En primer lugar, jugaremos con la baraja española. Este juego está pensado para 3-4 personas, no más.

Cartas que necesitamos

5 ases (4 palos y un comodín, por ejemplo)
2 doses
2 treses
2 cuatros
2 cincos
1 seis
1 siete
1 diez

Cómo jugamos

Una vez recogidas las 16 cartas, se barajan bien. La primera se reserva y se reparte una carta a cada jugador y se deja el mazo en el centro para que todos puedan robar en su turno. A continuación comienza robando una carta el siguiente jugador a la derecha de quien barajase. Durante todo el juego cada jugador tendrá una única carta en su mano excepto durante su turno que robará y tendrá, por tanto, dos cartas. De estas dos cartas el jugador debe decidir cuál juega atendiendo el rol que ejerce cada una…

Qué rol cumple cada carta

  • El as: sirve para preguntar. Escoges a uno de los jugadores y le haces una pregunta sobre una carta que pienses que pueda tener. Si aciertas, descarta su carta y él abandona la partida. Es importante señalar que no se puede preguntar si el jugador tiene un as.
  • El dos: enseñar, nos permite conocer la carta de un jugador. Esto se hace entre el jugador que juega el dos y a quién se lo pida. El resto de jugadores no deben conocer esta carta, es decir, no se descubre.
  • El tres: el duelo, con el que retamos a otro jugador. Quién tenga la carta de mayor peso, gana el duelo. El otro jugador abandona la partida. Este duelo es importante ya que nos permite aproximar el valor de la carta del jugador que gana el duelo. Si, por ejemplo, el jugador que descarta la carta tiene un 7, no nos queda otra que pensar que el jugador que sigue participando en la partida tiene un 10 dado que no hay carta mayor.
  • El cuatro: el escudo, ningún jugador nos puede lanzar una carta hasta que vuelva a ser nuestro turno.
  • El cinco: el jugador escogido descarta la carta que tenga en la mano y roba otra (no pierde la partida, salvo si tuviera el diez).
  • El seis: nos permite intercambiar nuestra carta con un jugador que escojamos. Con esta jugada ¡ambos participantes conocen la carta del otro!
  • El siete: esta carta no tiene una función explícita. No tienes obligación de jugarla, excepto cuando tengas un 5, 6 o 10 en la mano. Nos sirve como farol.
  • El diez: esta carta es la princesa. Es la única carta que no podemos jugar (echar en nuestro turno). Nos permite ganar, por ejemplo, un duelo. Pero si alguien conoce o intuye que la tenemos (por ejemplo, si echamos un 7 😉 ), podemos perder la partida si nos pregunta con un as. O si otro jugador la tiene y nos la intercambia, también puede hacer que perdamos.

Si, terminado el mazo, siguen quedando jugadores se realiza un duelo. La carta que se reserva al principio nos sirve para que, en el caso de que no quedaran en el mazo, el jugador pueda robar en el caso en que le hagan descartar su carta o tenga que robar. Las cartas que vamos jugando se quedan en montones individuales por cada jugador.

Un juego muy rápido y entretenido donde hay que estar muy pendiente de saber qué cartas se han jugado y pensar cuáles quedan por jugar. Gracias Sergio por enseñarnos este divertido juego 😀

CodeCamp’17

CodeCamp nació de un cúmulo de ideas hace un par de años. Un proyecto grande, que en su momento no pudo salir adelante pero que, un tiempo más tarde reaparece con fuerza. Pero… ¿Qué es CodeCamp?

CodeCamp es una iniciativa de la Delegación de Estudiantes de la Facultad de Informática (DAFI) y la Asociación Juvenil Infomun con el objetivo de propulsar ambientes dinámicos y cordiales entre los distintos agentes de la Facultad de Informática de la Universidad de Murcia. ¿Y qué es eso de relaciones cordiales? La intención es que los estudiantes pasen por la universidad y la universidad pase por ellos. ¿Y cómo se consigue? Bueno… una cuestión necesaria es tener familiaridad y colegueo con los compañeros de facultad y buena relación con profesores y PAS. Todo ello con un hilo conductor: la informática como profesión.

CodeCamp se diseña como un evento de tres días en un albergue, del 17 al 19 de febrero, en el cual se impartirán charlas, talleres y actividades. Estas actividades fomentarán la integración, dinámicas de grupo y se enfocarán en estrechar lazos comunes entre los asistentes. Las charlas tendrán un fin didáctico complementario a cuestiones propias de la carrera.

Las distintas actividades propuestas versarán sobre cuestiones de seguridad, algoritmia, redes y sistemas operativos mediante distintas pruebas que deberán resolverse a través de un CTF (Capture the Flag) enfatizando así en la importancia del equipo para alcanzar un objetivo común.

Para mi es todo un placer poder participar en la organización de esta iniciativa, y más aún, de haber diseñado su fantástica web 😛

Convertir de PNG a SVG con unos simples comandos…

La gran ventaja de usar SVG es según sus siglas, Scalable Vector Graphics, la capacidad de aumentar una imagen sin que esta se pixele. Dejando de lado las aplicaciones que esto tenga, es objeto de esta entrada comentar cómo hacerlo de forma fácil y sencilla a golpe de comandos de terminal.

Lo primero que haremos será pasar nuestro fichero de formato PNG a formato PNM

convert file.png file.pnm

Recordemos que PNG¹ es un formato gráfico basado en un algoritmo de compresión sin pérdida para bitmaps y que PNM² forma parte de los formatos Netpbm que son unos formatos de imagen sin compresión, diseñados para ser extremadamente fáciles de comprender por humanos y por computadoras.

1
 sudo apt-get install potrace #en el caso que no lo tengamos instalado
potrace file.pnm -s -o file.svg

Ejemplo:

Nuestro archivo será el siguiente:

b

Tras aplicar los comandos:

b-3

b-1

Adjunto captura ya que no me deja subir el archivo .svg como tal

 

Nota:

Es importante que nuestra imagen esté en blanco y negro para que funcione. He probado incluso con negro y transparencia, pero no funciona.

¿Funcionará alguna vez con color?

Maybe³.


Referencias

¹ https://es.wikipedia.org/wiki/Portable_Network_Graphics

² https://es.wikipedia.org/wiki/Formatos_Netpbm

³ http://potrace.sourceforge.net/faq.html

http://stackoverflow.com/questions/1861382/convert-png-to-svg

 

GIMP + David’s Batch Processor en Ubuntu

Todos los que intentamos usar software libre (y gratuito) podemos encontrar toda una suerte de aplicaciones, plugins y accesorios que nos hacen la vida más fácil.

Hoy quiero comentar el plugin DBP (David’s Batch Processor) que nos permitirá realizar funciones básicas sobre lotes de imágenes, en GIMP, de forma sencilla e intuitiva.

¿Qué ventajas supone para usuarios noveles? No requiere saber y desarrollar ningún lenguaje de script. Podremos cambiar de color, tamaño, recortar, cambiar el nombre y guardar un archivo diferente en un formato de imagen especificado todo el lote de imágenes que seleccionemos y para las que tengamos que realizar una misma acción. Esto nos simplifica mucho algunas tareas repetitivas y que, para una gran cantidad de imágenes, puede resultar agobiante.

Pero el objeto de esta entrada no es hablar de cómo funciona, que como digo es muy intuitivo, sino de cómo instalarlo en nuestro entorno Ubuntu.

Descargaremos el archivo comprimido de la web (yo probé la última versión y funciona correctamente). Una vez descargado, lo descomprimiremos en el directorio de GIMP.

Para ello usaremos la siguiente instrucción, que nos descomprimirá el archivo descargado en nuestra carpeta de GIMP:

1
 tar -C /home/usuario/.gimp-X.X/ -zxf dbpSrc-1-1-X.tgz

A continuación, entramos al directorio dbp-X.X.X e instalaremos el código de desarrollo de la aplicación GIMP 2 necesario para la compilación (si no lo tenemos previamente):

2
3
 cd dbp-X.X.X
 sudo apt-get install libgimp2.0-dev

Por último, compilaremos (importante, no salir del directorio:

4
5
 make
 make install

Arrancamos GIMP y en Filtros, debería aparecernos “Batch Process…“.

Y ya tenderíamos listo nuestro plugin para empezar a trabajar 😉


Nota:

Es importante tener instalado g++ para la compilación (el make). Su instalación:

1
 sudo apt-get install g++

 

¿Tienen derechos los animales?

Me ha encantado esta reflexión de la Doctora Honoris Causa de la Universidad de Murcia, Adela Cortina.

Por un lado, habla de los derechos como algo que no se concede sino que se reconoce. Podemos entender, entonces, que existe una cierta conciencia de lo que a uno mismo le es propio.

Por otro lado, hace una reflexión sobre el valor de “los seres valiosos” y la falta de educación que existe a lo que debemos considerar valioso (porque lo es):

“Nos movemos en un mundo de seres valiosos y bueno sería educar en el respeto a lo valioso, en el cuidado de lo vulnerable, tanto más si esos seres tienen capacidad de sufrir. Aunque no puedan tener conciencia de derechos ni de deberes y por eso no se pueda decir que tienen derechos. El analfabetismo en esto del valor es una mala cosa, y una buena educación debería intentar erradicarlo.”

Creo que ese párrafo es clave para reflexionar sobre la diferencia entre legislar y educar… Y valorar la vida por encima de todo…

Referencia al artículo: Cortina Orts, Adela (29 de julio de 2010). ¿Tienen derechos los animales? El País. Recuperado de http://elpais.com/diario/2010/07/29/opinion/1280354405_850215.html

Histórico CEUM

 

1996

 

2002//2006

  • José Rafael Rocamora Gabarrón, septiembre 2006 – noviembre 2007
  • Germán Manuel Teruel Lozano, noviembre 2007 – junio 2008
  • Rubén Antonio Giménez Ros, junio 2008 – mayo 2009
  • Antonio Lorente García, mayo 2009 – 29 de septiembre 2010 (aunque prácticamente desapareció ya en junio)

 

  • Kasper Lennard Joost Peter van Hout, 29 de septiembre 2010 – 6 de abril 2011
  • Período de disputa tras la moción de censura, 6 de abril 2011 – 30 de septiembre 2011
  • Ignacio García Soblechero, 30 de septiembre 2011 – 10 de febrero de 2013
  • Junta Gestora, desde el 10 de febrero de 2013

 

2013//actualidad

  • Ana Barceló Alfocea,30 de octubre de 2013 – 20 de octubre de 2014
  • Jaime Aspas Cáceres, 20 de octubre de 2014 – 30 de noviembre de 2015
  • Domingo Antonio Sánchez Martínez, 30 de octubre de 2015 – 14 de septiembre de 2016 (cesó al terminar la carrera)
  • Minerva Picón Ibáñez (presidenta en funciones), 14 de septiembre de 2016 -23 de noviembre de 2016
  • Francisco Alonso Alcalde, 23 de noviembre de 2016 – actualidad

Signos del desagradecido

Hoy me han dado una lección que merece la pena ser compartida. Vamos a hablar de los tres signos del desagradecido…

Parece mentira, pero hay muchas cosas positivas en nuestro día a día. Dicen que, en ocasiones, sólo recordamos lo malo. Otros dicen todo lo contrario… En cualquier caso, lo malo que nos pasa suele hacer más ruido que lo bueno. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos nuestro día está repleto de cosas buenas que, bien porque nos hemos acostumbrado bien porque no nos damos cuenta, no valoramos.

Hay una palabra que magnifica todos esos pequeños gestos que nuestro entorno, la gente, tiene con nosotros: bendecir. Si bien se le suele dotar de un marcado carácter religioso, bendecir es algo mucho más simple. Según la RAE se puede definir como la acción de alabar, engrandecer, ensalzar a alguien. Viene del latín benedicĕre cuyos componentes léxicos son bene (bien) y dicĕre (decir), “decir bien…”, “hablar bien de…”. Creo que se entiende un poco la idea 😉

Hay muchas formas de bendecir (una podría ser, recordemos, las tres preguntas filtro) pero la más evidente es… ¡dar las gracias!

Qué gesto más sencillo, más bonito, para bendecir a alguien… Y qué poco practicado. No damos mucho las gracias, algo que a mi entender no es bueno, pero tampoco solemos darnos cuenta de quien, además, es desagradecido. Y el objeto de estas palabras es saber detectar a esas personas tóxicas.

¡Vamos a ello! Hay tres signos que nos permitirán distinguir al desagradecido:

  •  Son personas que se quejan. No están contentos con nada.
  • Exigen mucho de los demás, sin dar mucho de sí mismos.
  • Dan por hecho que lo que haces se lo merecen: no valoran nada. Son personas endiosadas.

Y ojo, dar sólo las gracias no nos convierte en agradecidos: hay que saber quejarse lo justo, exigir lo mismo que damos y valorar todo lo que hacen por nosotros, desde el conductor del autobús hasta la persona que pone comida en tu plato. Saber valorar sobretodo las cosas que hacen por nosotros y que nos cuestan nada o muy poco… No es lo mismo llegar a casa y que esté la comida hecha, que ir a un restaurante. La diferencia reside en que una cosa es un servicio que pagas y la otra… es impagable 😉